¿Necesitas una siesta?

Si te encuentras dormitando en la tierra de los sueños después del almuerzo todos los días, podrías estar experimentando un ‘coma de comida’

Si bien la mayoría de los adultos admitirán que les gustaría dormir por lo menos entre siete y ocho horas cada noche, la realidad es que están recibiendo entre cinco y seis, en promedio.

Porque, cuándo y durante cuánto tiempo duermes puede ser una señal para que determines si realmente necesitas una siesta.

Hay tres tipos de siestas:

  1. Planeada

Poner una siesta en tu agenda para acomodar una noche de estudio o una celebración de fin de semana te ayudará a mantenerte alerta o a disfrutar de la diversión nocturna sin sentirte somnoliento.

  1. Emergencia

Las siestas de emergencia son las más comunes en nuestra sociedad.

Las repetidas siestas de emergencia pueden ser una señal de que estás privado de sueño.

  1. Habitual

La siesta habitual se practica cuando una persona duerme la siesta a la misma hora todos los días.

Puede que recuerdes o no, pero es probable que tomaras muchas siestas cuando eras niño. Los niños generalmente necesitan dormir más que sus padres, pero las siestas habituales también tienen un tremendo beneficio para la salud de los adultos.

El Dr. Ivan  Rodríguez de Molina Serrano nos comenta:

La información referente a los beneficios de la siesta vespertina o durante el trabajo está perdiendo el estigma social negativo lo que ha favorecido el estudio científico de sus beneficios fisiológicos y psicológicos.

Los estudios realizados referente a esto han demostrado diversos resultados, por ejemplo. Yamada, H 2015 (1) en una revisión de bases electrónicas con información de 151,588 pacientes demostró que siestas diarias mayores a 60 minutos se asocian a mayor riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad. Xiapoeng Ji (2) en un estudio en 363 jóvenes entre 11-14 años que tomaban más de 3 siestas por semana con duración promedio de 30 minutos demostró una mejoría en la calidad del sueño nocturno, mayor precisión en pruebas de atención y racionamiento no verbal y respuesta de reacción más rápida en actividades que requerían uso de la memoria espacial, sin embargo como en el estudio anterior los jóvenes que tuvieron mejores resultados fueron los que tomaron siestas menores de 60 minutos.

Existen también estudios sobre trabajadores en turnos nocturnos que se les permite tomar siestas de 10 a 30 minutos con resultados similares y con una incidencia menor de errores de ejecución.

La recomendación medica actual es tomar siestas con duración máxima 30 minutos no más de 5 veces por semana, aunque se continua haciendo estudios referentes a los beneficios y consecuencias de esta práctica o la ausencia de la misma.

Para más información les recomiendo esta página www.sleepresearchsociety.org

 

 

  1. Yamada, H. et al. Daytime Napping and Cardiovascular Disease anl All-Cause Mortality: a Prospective Study and Dose-Response Meta-analysis. SLEEP VOL 38 No 12 20015  https://doi.org/10.5665/sleep.5246
  2. Xiapeng, J. et al.The Relationship Between Midday Napping And Neurocognitive Function in Early Adolescents Behavioral Sleep Medicine Vol 0 2018                                                            https://doi.org/10.1080/15402002.2018.1425868